Ayunar, reflexionar y dar

maumana

Lanero Reconocido
Se unió
8 Jul 2007
Mensajes
218
Con el comienzo de la Semana Santa, donde no hay iglesia grande, ya que todas se llenan, deberíamos poner en práctica estas tres palabras, Ayunar, Reflexionar y Dar

Respondía un Rabino a su esposa, al regresar a su hogar después de su disertación anual para recaudar fondos para el Maot Jitím (Dinero para trigo), "Bueno" dijo el Rabino, "la mitad de la tarea se ha logrado. Los pobres están de acuerdo en recibir. Ahora sólo me resta convencer a los ricos de dar".
Tal vez el Rabino estaba equivocado pues todos, ricos y pobres, sabemos dar ya que es más fácil dar que recibir, pero debemos dar con amor y sin que los demás se enteren. Todos tenemos algo que dar, tanto algo físico como espiritual, podemos dar conocimiento, podemos dar amor, o podemos ayudar a nuestro prójimo cuando este lo necesite. No hay nada que te de más satisfacción que ayudar a alguien.

El reflexionar, en la mayoría de las ocasiones las reflexiones positivas nos sirven como meditación ante aquella situación que parecía un problema insalvable. Esas reflexiones nos hacen más conscientes de que las cosas además de ser como son, también dependen de cómo las vivimos.
Reflexionar hacia adonde vamos, es vital para sobrevivir el ritmo de vida tan acelerado que llevamos. Ante tanta noticia negativa poder leer reflexiones positivas que reconforta nuestro ánimo. Son como un bálsamo o una meditación reparadora para nuestro espíritu.

Y tal vez el más importante, Ayunar, que en la actualidad, la práctica del ayuno ha perdido un poco su valor espiritual y ha adquirido más bien, en una cultura marcada por la búsqueda del bienestar material, el valor de una medida terapéutica para el cuidado del propio cuerpo. Está claro que ayunar es bueno para el bienestar físico, pero además es una "terapia" para el alma, es algo que nos lleva a la reflexión y nos abre el deseo de dar.

Conservemos toda esta sabiduría que hemos heredado por generaciones.
Sabiduría (filosofía)
La sabiduría es una habilidad que se desarrollada con la aplicación de la inteligencia en la experiencia, obteniendo conclusiones que nos dan un mayor entendimiento, que a su vez nos capacitan para reflexionar, sacando conclusiones que nos dan discernimiento de la verdad, lo bueno y lo malo. La sabiduría y la moral se interrelacionan dando como resultado un individuo que actúa con buen juicio. Algunas veces se toma el concepto de sabiduría como una forma especialmente bien desarrollada de sentido común.'
Desde el punto de vista del beneficio para la salud, dice Désiré Mérien, impulsor de las etapas alimentarias en el Centro de Educación Vital Nature et vie, ayunar es volver a nacer, volver a vivir, regenerarse, es un acto tan fundamental como respirar, beber o comer.

Las agresiones de la vida cotidiana bastan por sí solas para desarrollar una toxemia general, excesiva para el organismo. Aun cuando la alimentación no sea la causa directa de los trastornos -sin embargo suele serlo, por la mala calidad de los alimentos no biológicos y su combinación en asociaciones incorrectas, estima Mérien- sólo la abstención de cualquier alimento durante algún tiempo permitirá evacuar la acumulación de toxinas que persiste en el organismo.

A la pregunta de cuándo ayunar, Désiré Mérien contesta que hace falta ayunar cuando se siente realmente la necesidad, sólo el propio ayunador puede, en lo que le concierne, sentir en lo más profundo de sí mismo la llamada al ayuno. No es bueno que mantenga su organismo en una sobrecarga toxémica excesiva, porque si el modo de vida presenta deficiencias, esta toxemia irá acrecentandose y puede desembocar en situaciones difíciles, cuando no peligrosas: "Un ayuno emprendido a tiempo resulta menos caro a la sociedad que una larga enfermedad provocada por una falta de cuidados higienistas elementales. Respecto a la mejor época del año para ayunar, cuando el organismo está toxémico el tiempo más idóneo es el momento presente, cualquiera que sea".

Referencia:
El ayuno es el alma de la oración, y la misericordia es la vida del ayuno. Mensaje del Papa para la Cuaresma 2009
Wipidedia: La Cuaresma
La cura de desintoxicación es una modalidad del ayuno.
 
G

gmc

Guest
voy a colocar un par de textos sacados de los libros de Robert Kiyosaki - Padre rico Padre pobre e Incrementa tu IQ Financiero

Cuanto más daban, más recibían. Una diferencia impactante estaba en la donación de dinero. Mi padre rico donaba grandes cantidades de dinero. Daba a su iglesia, a obras de caridad, a su fundación. El sabía que para recibir dinero, primero hay que darlo. Dar dinero es el secreto de la mayoría de las familias ricas. Por eso existen organizaciones tales como la Fundación Rockefeller o la Fundación Ford. Estas son organizaciones concebidas para tomar su riqueza e incrementarla, como también para darla a perpetuidad.

Mi padre rico daba dinero, así como también educación. El creía firmemente en esto. "Si quieres algo, primero necesitas dar," decía siempre. Si se hallaba corto de dinero, él simplemente donaba a su iglesia o a su organización de caridad favorita.
Si yo pudiera dejarlo a usted con tan sólo una idea, sería esa idea. Cuando se sienta "corto" o "en necesidad" de algo, primero dé aquello que desea, y volverá a usted en grandes cantidades. Y esto es aplicable a dinero, sonrisas, amor, amistad. Entiendo que a menudo esto sea lo último que una persona pueda desear hacer, pero para mí siempre ha funcionado. Yo simplemente creo que el principio de reciprocidad funciona, y doy de lo mismo que deseo. Quiero dinero, por lo tanto lo doy, y vuelve a mí multiplicado. Quiero vender, entonces ayudo a alguien a vender algo, y de esta manera mis ventas aumentan. Deseo contactos, entonces ayudo a alguien a obtener contactos y, como magia, encuentro gran cantidad de contactos nuevos.
Años atrás, escuché un dicho que expresaba: "Dios no necesita recibir, pero los seres humanos necesitan dar."

Mi padre rico a menudo decía, "la gente pobre es más codiciosa que la gente rica". El explicaba que si alguien era rico, seguramente estaba proveyendo algo que otros necesitaban. En mi vida, a lo largo de todos estos años, cada vez que me he sentido necesitado de algo 0 corto de dinero o falto de ayuda, simplemente, buscaba o encontraba en mi corazón qué era lo que quería, y me decidía a darlo primero. Y cuando lo daba, siempre me era retornado.


DIOS ES NUESTRO SOCIO
En relación con la idea de dar dinero a la iglesia o ayudar a otros, Es importante dar y, como dice un amigo mío muy religioso: “Dios no necesita recibir, pero los humanos necesitan dar”. Además, nosotros damos porque compartir con la iglesia y los necesitados es nuestra forma de pagarle a nuestro socio, Dios.
Dios es el mejor socio de negocios que he tenido. Pide solo el 10 por ciento y me permite conservar el otro 90%. ¿Sabes qué sucede si dejas de pagarles a tus socios? Ya no querrán trabajar contigo, es por eso que nosotros donamos dinero a la Iglesia.
 
Arriba