Los «wearables» y «drones» serán malos para la vida, según los estadounidenses

El 53% de los estadounidenses cree que estos aparatos portátiles aportarán aspecto negativos. Una investigación realizada por la consultora Pew Research apunta que los ciudadanos tienen recelo de algunos avances tecnológicos


Una nueva investigación realizada por el Centro Pew Researchdestapa que la mayoría de los estadounidenses no están muy entusiasmados por las nuevas tecnologías o los avances tecnológicos. Algunas de las cosas que menos les llama la atención son los drones comerciales y la selección genética, ya que consideran que será un cambio a peor para la vida. En cuanto al uso de los dispositivos denominados «wearables» (vestibles), la mitad de los americanos considera que tienen efectos perniciosos.

El centro de investigación preguntó a los ciudadanos una amplia gama de cuestiones sobre avances científicos, desde robótica, bioingeniería, hasta posibilidades «futuristas» de teletransportación. Pero no solo esto, sino que les pidió que asumieran una posición sobre estas funciones y cómo afectarían a la vida.

En término generales, la mayoría de los estadounidenses encuestadosconsideran que los avaneces tecnológicos tendrán un impacto positivo en la sociedad. Por ejemplo, esperan que en los próximos 50 años, las personas que necesiten un órgano nuevo puedan conseguir uno que haya sido cultivado en laboratorios o que los robots puedan hacer obras de artes sin que tengan diferencia con las creadas por humanos.

Pero al mismo tiempo, mientras se espera que algunos cambios tecnológicos y científicos lleguen pronto para bien, hay otros asuntos que causan recelo o creen que son controversiales. Por ejemplo, 65% de los encuestados cree que todo irá a peor si los robots empiezan a cuidar de los ancianos y de los enfermos.

Otro 63% considera que también será un cambio a peor en la vida si se da permiso a los drones comerciales para sobrevolar la mayor parte del espacio aéreo (en EE.UU.). al igual que solo el 48% de los encuestados estarían dispuestos a dar un paseo en un coche sin conductor, una de las tecnologías que están investigando grandes empresas como Google y que los analistas consideran que revolucionará el mundo de la conducción y el transporte.

A esto se suma que un 53% cree que será algo malo que se usen implantes o «wearables» al considerar «que constantemente muestren información sobre el mundo que les rodea», mientars que el 37% de la sociedad cree que estaría mejor utilizando estos aparatos. «Esta moda va a tener que evolucionar para superar el estigma contra la tecnología portátil y las aplicaciones diseñadas para esos dispositivos para convencer a la gente que también tendrá cosas útiles», aseguran los investigadores.

«Cuando el costo de la recolección de información sobre prácticamente cualquier interacción humana tiende a cero, el punto de vista que ganamos sobre nuestra actividad cambiará la manera en que nos relacionamos los unos con los otros, con las instituciones. Vamos a llegar a ser mucho más conscientes de las consecuencias de nuestras acciones», agrega Patrick Tucker, autor de «The Naked Futuro».

Un 66% cree que la selección genética, en la que los padres puedan elegir si quieren hijos más atléticos o inteligentes, será peor para la vida. Sólo el 48% de la población estaría interesada en estar en un coche que no necesite conductor. Un 78% señala que no está dispuesto a comer carne cultivada en el laboratorio, como las hamburguesas in vitro de 332.000 dólares que patrocinó Sergey Brin, cofundador de Google.

La encuesta se realizó en febrero de 2014 a 1.001 adultos, mayores de 18 años, residentes en 50 estados a través de llamadas telefónicas.






Una nueva investigación realizada por el Centro Pew Researchdestapa que la mayoría de los estadounidenses no están muy entusiasmados por las nuevas tecnologías o los avances tecnológicos. Algunas de las cosas que menos les llama la atención son los drones comerciales y la selección genética, ya que consideran que será un cambio a peor para la vida. En cuanto al uso de los dispositivos denominados «wearables» (vestibles), la mitad de los americanos considera que tienen efectos perniciosos.

El centro de investigación preguntó a los ciudadanos una amplia gama de cuestiones sobre avances científicos, desde robótica, bioingeniería, hasta posibilidades «futuristas» de teletransportación. Pero no solo esto, sino que les pidió que asumieran una posición sobre estas funciones y cómo afectarían a la vida.

En término generales, la mayoría de los estadounidenses encuestadosconsideran que los avaneces tecnológicos tendrán un impacto positivo en la sociedad. Por ejemplo, esperan que en los próximos 50 años, las personas que necesiten un órgano nuevo puedan conseguir uno que haya sido cultivado en laboratorios o que los robots puedan hacer obras de artes sin que tengan diferencia con las creadas por humanos.

Pero al mismo tiempo, mientras se espera que algunos cambios tecnológicos y científicos lleguen pronto para bien, hay otros asuntos que causan recelo o creen que son controversiales. Por ejemplo, 65% de los encuestados cree que todo irá a peor si los robots empiezan a cuidar de los ancianos y de los enfermos.

Otro 63% considera que también será un cambio a peor en la vida si se da permiso a los drones comerciales para sobrevolar la mayor parte del espacio aéreo (en EE.UU.). al igual que solo el 48% de los encuestados estarían dispuestos a dar un paseo en un coche sin conductor, una de las tecnologías que están investigando grandes empresas como Google y que los analistas consideran que revolucionará el mundo de la conducción y el transporte.

A esto se suma que un 53% cree que será algo malo que se usen implantes o «wearables» al considerar «que constantemente muestren información sobre el mundo que les rodea», mientars que el 37% de la sociedad cree que estaría mejor utilizando estos aparatos. «Esta moda va a tener que evolucionar para superar el estigma contra la tecnología portátil y las aplicaciones diseñadas para esos dispositivos para convencer a la gente que también tendrá cosas útiles», aseguran los investigadores.

«Cuando el costo de la recolección de información sobre prácticamente cualquier interacción humana tiende a cero, el punto de vista que ganamos sobre nuestra actividad cambiará la manera en que nos relacionamos los unos con los otros, con las instituciones. Vamos a llegar a ser mucho más conscientes de las consecuencias de nuestras acciones», agrega Patrick Tucker, autor de «The Naked Futuro».

Un 66% cree que la selección genética, en la que los padres puedan elegir si quieren hijos más atléticos o inteligentes, será peor para la vida. Sólo el 48% de la población estaría interesada en estar en un coche que no necesite conductor. Un 78% señala que no está dispuesto a comer carne cultivada en el laboratorio, como las hamburguesas in vitro de 332.000 dólares que patrocinó Sergey Brin, cofundador de Google.

La encuesta se realizó en febrero de 2014 a 1.001 adultos, mayores de 18 años, residentes en 50 estados a través de llamadas telefónicas.

0 COMENTARIOS
Share on facebook
Share on twitter
109
Share on tuenti

Share on meneameShare on linkedin

Share on email

EN VÍDEO

Toda la actualidad deTecnología

EN IMÁGENES

Toda la actualidad deTecnología

Noticias relacionadas
La hamburguesa de 250.000 euros
Enlaces
Los dispositivos «wearables» triplicarán sus ventas este 2014


 

phoenix1

Lanero Reconocido
Se unió
13 Sep 2009
Mensajes
1,498

robinsito69

Lanero Reconocido
Se unió
15 Nov 2009
Mensajes
2,863
Si no te dan palo te dan
serrucho.jpg
 
Última edición:

Chafirete

Lanero Reconocido
Se unió
27 Dic 2010
Mensajes
1,369
yo creo que el problema no son los avances que se tengan sino el mal uso que le den, si no pueden espiarnos o sacar incontables ganancias con esos avances no los aplican y cuando los comercializan dicen que son para fines enmascarados.

PD: creo que puso 2 veces el articulo
 

moltenpc

Lanero Reconocido
Se unió
3 May 2009
Mensajes
147
Mal planteada la encuesta en esta parte, "que los robots puedan hacer obras de artes sin que tengan diferencia con las creadas por humanos.", En este punto, hay un error de enfoque, primero los robots (en tanto autómatas) nunca podrán hacer arte, pueden sí reproducir perfecta y rápidamente una obra de arte humana, por tanto, su acción es meramente técnica. En el momento que una máquina llegue a crear verdadero arte ya deja de ser un robot y pasa a convertirse en una especie de "humanoide electrónico" o androide que es consciente de su propia existencia y angustiado puede interpretar a su manera su interacción con el mundo.
 

DarkFulgoreII

Lanero Reconocido
Se unió
31 Ago 2008
Mensajes
1,110
Mal planteada la encuesta en esta parte, "que los robots puedan hacer obras de artes sin que tengan diferencia con las creadas por humanos.", En este punto, hay un error de enfoque, primero los robots (en tanto autómatas) nunca podrán hacer arte, pueden sí reproducir perfecta y rápidamente una obra de arte humana, por tanto, su acción es meramente técnica. En el momento que una máquina llegue a crear verdadero arte ya deja de ser un robot y pasa a convertirse en una especie de "humanoide electrónico" o androide que es consciente de su propia existencia y angustiado puede interpretar a su manera su interacción con el mundo.

Depende ... Después de que una máquina alcance cierto nivel de inteligencia , teóricamente podría hacer arte !


Enviado desde mi nevera usando Tapatalk
 

moltenpc

Lanero Reconocido
Se unió
3 May 2009
Mensajes
147
Depende ... Después de que una máquina alcance cierto nivel de inteligencia , teóricamente podría hacer arte !


Enviado desde mi nevera usando Tapatalk

La cuestión comienza en tanto el concepto de robot se define como un "autómata" (máquina programada que no es consciente de sí). Es cierto que dejaría de ser un simple autómata, como bien lo dices, si alcanzara un nivel de inteligencia suficiente con el que creara arte en vez de solo reproducirlo, pues al crear verdadero arte sería ya una máquina considerada como una nueva forma de vida inteligente compleja -pero de base inorgánica- que ha alcanzado la consciencia de su propia existencia expresada mediante obras de arte.

Por otra parte, el gran error de la encuesta es afirmar que dichas obras de arte de estos nuevos seres inorgánicos inteligentes no tendrían diferencia con las humanas ("que los robots puedan hacer obras de artes sin que tengan diferencia con las creadas por humanos"). La estética de estas inteligencias artificiales de base inorgánica por definición sería muy diferente de la humana, pues su relación con la muerte y por extensión con el mundo es radicalmente diferente de la que seres orgánicos y efímeros como los humanos experimentan; la posibilidad de que una I. A. pueda evadir la muerte y la identidad deshaciéndose libremente de un cuerpo cibernético a otro y de expandir su consciencia diluyendo su presunta individualidad por su conexión digital directa con otras maquinas auto-conscientes, crearía un tipo de arte incomprensible o al menos incompatible con el sentimiento de finitud humana y su angustia cultural por una trascendencia que le parece estar vedada -en tanto mortal- en este mundo.
 
Última edición:
Arriba